#parents | #teensvaping | Vaping, Lung Health, and Mental HealthUso de cigarrillos electrónicos, salud pulmonar y salud mental

Vaping, Lung Health, and Mental Health

By Kathleen M. Pike

What is the relationship between vaping and mental health?

Many times we conflate addiction with the use of illegal substances. In fact, the two substances that have the highest rates of addiction around the world are completely legal, and for some, also lethal.

Alcohol and nicotine.

Globally the number of deaths due to smoking declined from 146 per 100,000 people in 1990 to 90 per 100,000 in 2017. Does the arrival of vaping threaten to undo this good news?

1. What is vaping, again? Vaping means using an electronic cigarette (or e-cigarette) to get your nicotine fix. Originally designed about 15 years ago to help people quit smoking, e-cigarettes have expanded to broader markets. Touted as a safe alternative to traditional cigarettes, almost 10% of adults in the United States said they “regularly or occasionally” vaped in 2018. Among young people, the rate is approximately 20%. But vaping is not without consequences. Over 2,000 people have been diagnosed with severe lung disease and 39 people have died from e-cigarette-related respiratory illness. These lung injuries have become so common that doctors have created a new term for them: EVALI, or E-cigarette or VAping product use-association Lung Injury. There is no clear cause of EVALI, although some research suggests vitamin E acetate may be part of the story.

Is there a better choice?

2. Vaping among adolescents. In 2016, the FDA banned the sale of e-cigarettes to minors, but vaping among teenagers has continued to increase. One study found that the rates of youth who say they vaped with nicotine in the past month more than doubled from 2017 to 2019: from 11 to 25% of high school seniors and from 3.5 to 9% of eighth-graders. Many blame youth-centered advertising from the e-cigarette company JUUL, which markets sweet flavors and an easily-hidden USB flash drive design. Unfortunately, this increase of vaping among youth has also translated to increase in cigarette use. In one study, recent vape users were more than four times more likely to report cigarette use at a one year follow up. Especially in youth, nicotine addiction from both vaping and cigarette smoking can lead to lack of focus, hyperactivity, and increased symptoms of depression and anxiety.

3. People with mental illness are more likely to smoke. People with mental illness consume 40% of all cigarettes sold annually in the United States. Individuals with a mental health conditions are twice as likely to have tried e-cigarettes and three times as likely to use battery-powered nicotine-delivery devices. College students who have used e-cigarettes in the last year are more likely to have mental health histories and report low self-esteem. The relationship between mental health and smoking or vaping is complicated. Some individuals may smoke or vape in an effort to alleviate symptoms of anxiety or depression, but the utility of such efforts is unclear and the risk for addiction is high, putting people with mental disorders at elevated risk for EVALI and other nicotine-addiction consequences.

The e-cigarette company JUUL is a market leader.

4. Making the case for vaping in some parts of the world. Whereas San Francisco recently became the first city in the US to ban e-cigarettes, some parts of the world are focused on the harm reduction benefits of vaping. In many places, vaping is promoted as a tool to reduce traditional smoking among people with mental health disorders. The Royal Australian and New Zealand College of Psychiatrists, for example, came out in favor of the use of vaping products for people with psychiatric illness based on the data indicating that e-cigarettes are a less harmful way to deliver nicotine to people who smoke. Compared to traditional smoking, vaping does appear to be the lesser of two evils. Still, we should worry about the ethics of settling lower standards in terms of health expectations and healthcare for individuals because they have mental illness. Such practices at least partially account for the well documented shorter life expectancy for such individuals. We can do better.

Vaping among teenagers has continued to increase.

5. Overall science of vaping still unclear. The data that we have thus far indicate that vaping is less harmful than smoking cigarettes. Vaping may have the potential to help some people quit smoking. Vaping is not associated with the same cancer risks associated with smoking combustible cigarettes. But vaping doesn’t eliminate nicotine addiction. And because it is perceived to be safe, vaping may actually be causing more people to become addicted to nicotine, especially young people. Vaping as a gateway to nicotine addiction and cigarette smoking for teens is not a good thing. On the other hand, vaping may be a positive harm reduction strategy for those who are already addicted to nicotine and want to quit smoking cigarettes.

We still have much to learn about vaping. We need more research to help provide greater clarity and inform recommendations. As we continue to collect precise data around who is vaping, whether they become addicted, and other health effects, we need to remember to pay particular attention to people with mental health conditions who have much at stake on this issue.

Kathleen M. Pike, PhD is Professor of Psychology and Director of the Global Mental Health Program at the Columbia University Medical Center (CUMC). For more information, please visit cugmhp.org or call 646.774.5308.

Uso de cigarrillos electrónicos, salud pulmonar y salud mental

Por Kathleen M. Pike

¿Cuál es la relación entre el uso de cigarrillos electrónicos y la salud mental?

Muchas veces combinamos la adicción con el uso de sustancias ilegales. De hecho, las dos sustancias que tienen las tasas más altas de adicción en todo el mundo son completamente legales y, para algunos, también letales.

Alcohol y nicotina.

A nivel mundial, el número de muertes por fumar disminuyó de 146 por 100,000 personas en 1990 a 90 por 100,000 en 2017. ¿La llegada del vapeo amenaza con deshacer esta buena noticia?

1. Otra vez, ¿qué es el vapeo? El vapeo significa usar un cigarrillo electrónico para obtener su dosis de nicotina. Originalmente diseñado hace unos 15 años para ayudar a las personas a dejar de fumar, los cigarrillos electrónicos se han expandido a mercados más amplios. Considerada como una alternativa segura a los cigarrillos tradicionales, casi el 10% de los adultos en los Estados Unidos dijeron que usaron un cigarrillo electrónico “regularmente u ocasionalmente” en 2018. Entre los jóvenes, la tasa es aproximadamente del 20%. Pero el vapeo no está exento de consecuencias. Más de 2,000 personas han sido diagnosticadas con enfermedad pulmonar severa y 39 personas han muerto por enfermedades respiratorias relacionadas con el cigarrillo electrónico. Estas lesiones pulmonares se han vuelto tan comunes que los médicos han creado un nuevo término para ellas: EVALI (acrónimo en inglés para Lesión Pulmonar Asociada al Uso de Productos de Cigarrillos Electrónicos). No existe una causa clara de la EVALI, aunque algunas investigaciones sugieren que el acetato de vitamina E puede ser parte de la historia.

¿Hay una mejor opción?

2. El uso de cigarrillos electrónicos entre adolescentes. En 2016, la FDA prohibió la venta de cigarrillos electrónicos a menores, pero su uso entre adolescentes ha seguido aumentando. Un estudio encontró que las tasas de jóvenes que dicen que consumieron nicotina en el último mes aumentaron más del doble entre 2017 y 2019: del 11 al 25% de los estudiantes de último año de bachillerato y del 3.5 al 9% de los estudiantes de octavo grado. Muchos culpan a la publicidad dirigida a la juventud de la compañía de cigarrillos electrónicos JUUL, que comercializa sabores dulces y un diseño de unidad flash USB que se puede ocultar fácilmente. Desafortunadamente, el aumento del consumo de cigarrillos electrónicos entre los jóvenes también se ha traducido en un aumento en el consumo de cigarrillos tradicionales. En un estudio, los usuarios recientes del vapeo tenían más de cuatro veces más probabilidades de informar el uso de cigarrillos en un año de seguimiento. Especialmente en los jóvenes, la adicción a la nicotina tanto por el vapeo como por fumar cigarrillos puede provocar falta de concentración, hiperactividad y un aumento de los síntomas de depresión y ansiedad.

3. Las personas con enfermedades mentales tienen más probabilidades de fumar. Las personas con enfermedades mentales consumen el 40% de todos los cigarrillos vendidos anualmente en los Estados Unidos. Las personas con problemas de salud mental tienen el doble de probabilidades de haber probado los cigarrillos electrónicos y el triple de usar dispositivos de suministro de nicotina que funcionan con baterías. Los estudiantes universitarios que han usado cigarrillos electrónicos en el último año tienen más probabilidades de tener antecedentes de salud mental e informar baja autoestima. La relación entre la salud mental y fumar o vapear es complicada. Algunas personas pueden fumar o vapear en un esfuerzo por aliviar los síntomas de ansiedad o depresión, pero la utilidad de tales esfuerzos no está clara y el riesgo de adicción es alto, lo que pone a las personas con trastornos mentales en un riesgo elevado de EVALI y de otras consecuencias de la adicción a la nicotina.

La empresa de cigarrillos electrónicos JUUL es líder del mercado.

4. El uso de cigarrillos electrónicos en algunas partes del mundo. Mientras que San Francisco se convirtió recientemente en la primera ciudad de los Estados Unidos en prohibir los cigarrillos electrónicos, algunas partes del mundo se centran en los beneficios de la reducción de daños del vapeo. En muchos lugares se promueve el vapeo como una herramienta para reducir el tabaquismo tradicional entre las personas con trastornos de salud mental. El Royal Australian and New Zealand College of Psychiatrists, por ejemplo, se pronunció a favor del uso de productos de vapeo para las personas con enfermedades psiquiátricas según datos que indican que los cigarrillos electrónicos son una forma menos dañina de suministrar nicotina a las personas que fuman. En comparación con el tabaquismo tradicional, el vapeo parece ser el menor de dos males. Aun así, deberíamos preocuparnos por la ética de establecer estándares más bajos en términos de expectativas de salud y atención médica para las personas porque tienen enfermedades mentales. Dichas prácticas explican al menos parcialmente la esperanza de vida más corta y bien documentada para tales individuos. Podemos aspirar a algo mejor.

El uso de cigarrillos electrónicos entre adolescentes ha seguido aumentando.

5. En general la ciencia del uso de cigarrillos electrónicos sigue sin ser clara. Los datos que tenemos hasta ahora indican que vapear es menos dañino que fumar cigarrillos. Vapear puede tener el potencial de ayudar a algunas personas a dejar de fumar. Vapear no está asociado con los mismos riesgos de cáncer asociados con fumar cigarrillos combustibles, pero vapear no elimina la adicción a la nicotina. Y debido a que se percibe como seguro, el vapeo puede causar que más personas se vuelvan adictas a la nicotina, especialmente entre los jóvenes. Vapear como una puerta de entrada a la adicción a la nicotina y fumar cigarrillos para los adolescentes no es algo bueno. Por otro lado, el vapeo puede ser una estrategia positiva de reducción de daños para quienes ya son adictos a la nicotina y quieren dejar de fumar.

Todavía tenemos mucho que aprender sobre el vapeo. Necesitamos más investigación para ayudar a proporcionar mayor claridad e informar recomendaciones. A medida que continuamos recopilando datos precisos sobre quién usa cigarrillos electrónicos, si se vuelven adictos y otros efectos sobre la salud, debemos recordar prestar especial atención a las personas con afecciones de salud mental, quienes tienen mucho en riesgo en este tema.

Kathleen M. Pike, PhD, es profesora de Psicología y directora del Programa Mundial de Salud Mental en el Centro Médico de la Universidad Columbia (CUMC, por sus siglas en inglés). Para obtener más información, por favor visite cugmhp.org o llame al 646.774.5308.


Source link